Cómo se determina la forma y el tamaño de la pancita

Más allá de todas las teorías populares, que indican por ejemplo que si tu vientre toma forma de punta durante el embarazo es porque estás esperando un niño, mientras que si se vuelve de una forma más redondeada es porque será una nena, está científicamente comprobado que nada tienen que ver estas supersticiones realmente, sino que se responde a cuestiones físicas.

Por ejemplo, si el bebé se sitúa en la parte posterior del útero, la panza tiende a volverse más ancha, mientras que si está de pie es más plana y si tiene la cabecita abajo se ve en punta. También la cantidad de líquido amniótico producido es otra causa de la forma y el tamaño de la barriga.

Luego, es común que el vientre sea más pronunciado en el segundo embarazo y más bajo si es el tercero debido a la falta de tonicidad en la barriga después de cada parto; al tiempo que si la mujer es más bien pequeña en cuanto a su contextura, tendrá tendencia a mostrar su embarazo hacia afuera, a diferencia de las mujeres altas, que pueden hacerlo hacia los costados.

Por último, también es importante la postura de la mujer, influye muchísimo en si vemos un vientre plano o grande. Si tiene la curva de la columna muy pronunciada, o camina con los hombros hacia atrás, sin lugar a dudas, ayudará a que su barriguita no pase desapercibida.

 

Imagen: Marbella Quiropráctica

 

Comparte y Disfruta!

    Deja tu Comentario