Terapias alternativas en el embarazo.

A lo largo de todos los temas que hemos tratado hemos hablado en más de una ocasión de las molestias que se pueden presentar en el embarazo y de algunos métodos para paliarlas.

Siempre en contacto con nuestro médico vamos a tener al alcance diferentes tratamientos que ayudan a mejorar nuestro estado general durante el embarazo y a mitigar determinadas molestias que, sin ser graves, si pueden ser incómodas.

Pues hoy vamos a hablar de terapias alternativas en el embarazo. Se trata de una tendencia creciente a lo largo de los últimos años por la que muchas embarazadas recurren a lo que conocemos por terapias alternativas para mitigar las molestias del embarazo.

En primer lugar, a la hora de aplicar terapias alternativas en el embarazo, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que todo debemos realizarlo bajo una estricta vigilancia médica para evitar ningún tipo de problema.

La terapias alternativas en el embarazo aportan a los procesos naturales del embarazo una estimulación adicional. El punto de partida de estas terapias es ejercer una acción no solo curativa sino también preventiva de diferentes molestias que pueden aparecer durante la gestación.

Comenzamos nuestro repaso por las terapias alternativas en el embarazo hablando del Reiki. Los beneficios de esta terapia se pueden apreciar en el desarrollo emocional y físico del bebé, así como en la relajación que aporta a la madre. También contribuye a una mayor conexión entre bebé y madre durante el parto.

La aromaterapia también se configura dentro del grupo de terapias alternativas en el embarazo. Aplicado durante las tres últimas semanas de gestación, el aplicar, regularmente, masajes en el perineo con aceites esenciales y de germen de trigo va a hacer que disminuya el riesgo de una episiotomía.

También la reflexoterapia va a ayudar a mitigar determinadas molestias durante el embarazo. Concretamente la retención de fluidos provoca edemas que gracias a la reflexoterapia se pueden llegar a evitar. No debemos olvidar que la reflexoterapia tiene un carácter eminentemente evacuante.

También el shiatsu tiene cabida entre las terapias alternativas en el embarazo. Esta terapia es muy beneficiosa a la hora de estimular de manera natural las contracciones en el momento de la gestación. Se mitigan de esta forma los dolores de parto e incluso puede llegar a hacer innecesaria la anestesia epidural con lo que también se evitan sus efectos secundarios.

Quizá de las mejores terapias alternativas en el embarazo y de las más recomendables sería el yoga. Guiado por un maestro o una maestra, el denominado yoga prenatal es notablemente beneficioso tanto para nosotras como para nuestro bebé.

El yoga prenatal nos aporta una serie de beneficios físicos y también emocionales. En cuanto a los físicos es una buena manera de ejercitar nuestra musculatura. Si hablamos de los emocionales, el yoga nos ayudará a combatir nuestro posibles estados de preocupación y estrés.

Por último recomendaremos dentro de las terapias alternativas en el embarazo el pilates. Tenemos que tener en cuenta que es quizá la terapia alternativa que tiene mayor componente físico así que debemos en todo momento de contar con la autorización de nuestro médico a la hora de comenzar a llevarla a cabo.

Sus principales beneficios se centran en disminuir las molestias, fortalecer la musculatura pélvica, disminuir los dolores de espalda, aumentar la circulación de las piernas; y a nivel emocional ayuda a disminuir la ansiedad y facilita el aumento de la concentración.

Fotos: blog.casapia, tenerbuenasalud , unomasenlafamiliaVideo: Islandika

Comparte y Disfruta!


    Una Respuesta to “Terapias alternativas en el embarazo.”

    1. Celia dice:

      Hola, primero felicidades por el blog, muy interesante, solo quería hacer un apunte sobre el tema de las molestias en las embarazadas. Incluir un tratamiento osteopatico puede ser de gran ayuda, no solo a las mujeres que sufran dolor sino a todas las que quieran llevar un embarazo controlado y minimizar los riesgos de cesarea o intervención de aparatos, tal como forceps etc…simplemente asegurarse que el osteopata tenga un grado sanitario previo, tal como fisioterapia, enfermeria, etc.

    Deja tu Comentario